Cómo conseguir que tus cremas funcionen mejor foto

Cómo conseguir que tus cremas funcionen mejor

Exfolia tu piel

La gran mayoría de mujeres a la hora de cuidar su piel del rostro básicamente realizan dos pasos: limpieza y crema. Las más “comprometidas” también hacen uso del tónico antes de la crema.

Pero ha menudo la exfoliación se convierte en la gran olvidada. Realizar una exfoliación al menos una vez a la semana permitirá eliminar las células muertas y dejar la piel más preparada para los siguientes tratamientos. Se debe de tener cuidado con estos productos; si son fuertes, con usarlos una vez cada quince días valdría; si son más suaves, puedes usarlos una vez a la semana. También dependerá de tu tipo de piel, siendo las pieles sensibles las que deban dejar más tiempo entre exfoliación.

La piel húmeda absorbe mejor

Con este truco no te estamos diciendo que tenga la piel “empapada” sino que apliques tu crema después de haberte lavado la cara y aproveches para no secártela del todo. ¿Por qué? porque la piel se convierte en una especia de “esponja”, los poros estarán más abiertos y preparados para absorber los nutrientes.

También es más aconsejado que la limpieza se haga con una agua templada, pues el calor abre más los poros.

La importancia del orden de los productos

Un truco para saber el correcto orden de los productos a la hora de aplicarlos es fijándose en su densidad. Partiendo de este premisa, el primer producto sería el tónico, el más acuoso y que deja la piel lista para todo lo demás. A continuación iría el sérum, pues su formato no crea una “barrera”, como si hace la crema. El contorno de ojos sería el paso último antes de la crema, pues la zona de los ojos es más fina y delicada que el resto del rostro y necesita ser aplicada con especial cuidado, y así además no aplicas la crema facial ahí (que es un error). Por último iría tu crema.

Los biorritmos diarios de tu cuerpo

Por último, para saber qué crema y cuándo aplicarla durante el día, lo mejor es escuchar las necesidades de tu cuerpo. Según estudios, está demostrado que durante la noche y junto con el descanso, se regeneran las células mucho más rápido que durante el día, por lo que se aconseja aprovechar este “impulso” y darle a tu piel una nutrición especial y regenerativa.

Durante el día, tu piel se verá sometida a factores que seguramente la resecarán o ensuciarán, por ello, nada más levantarse se debe hidratar muy bien la piel para que esté protegida así como crear una barrera protectora para que no se ensucie de más. También hay pieles, las más secas, que quizás necesiten una renovación de la crema a media tarde, momento en que está demostrado que la piel está en su nivel más bajo de hidratación.

Comentarios

comentarios icon

Comments (0)

Publica un comentario

comentarios icon
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *
This thread has been closed from taking new comments.